Ordenar por:
Ver:

Los seres humanos de nuestra era solemos vivir más en el futuro que en el presente. Podríamos decir que tenemos el alma vendida, no al diablo, sino al futuro.

- Vicente Simón en "Aprender a practicar Mindfulness" -
http://alefernandez.es/wp-content/uploads/2017/01/grafica-crecimiento-960x480_c.jpg

Evaluando 2016 y propósitos de 2017


Acaba de empezar un nuevo año, y como primer propósito me marco el hacer balances personales, tanto trimestrales como anuales. Pienso que es una buena manera de marcarte nuevos objetivos y evaluar los antiguos.
Ya hacía algo parecido, pero de una forma más desordenada. De esta manera lo tendré como hoja de ruta motivadora para los días malos.

Uno de los mayores peligros con el que nos podemos enfrentar nosotros mismos es el de dejarse llevar, el de poner el modo automático y quedarnos sentados en nuestra zona de confort, de ahí la importancia de este tipo de balances.

En vez de evaluar primero el 2016 y luego marcarme los propósitos del 2017, voy a ir evaluando a la vez que voy marcando objetivos campo a campo.

Trabajo
En cuanto a trabajo se refiere, 2016 ha sido el año mas intenso de mi vida con diferencia. He pasado por 4 empresas, sacando muchas conclusiones y eligiendo al final con el corazón.

¿Qué quiero decir con esto?

Mejor cobrar menos que trabajar en una cárnica. Es el tipo de empresa que no le recomendaría a ningún desarrollador, no hacen falta más de dos días(literal) para darse cuenta de que allí perderás tu alma.

Y mejor trabajar en una verdadera Startup donde no se presume de ello a hacerlo en otra donde el lema es “esto es una familia” y lo que la gente no sabe es que sí, es una familia pero donde todo el mundo teme a papá…

En conclusión, en 2016 busqué el equilibrio en cuanto a trabajo se refiere. Y esto a veces es difícil si tienes ciertas necesidades.
Por esto mismo siempre recomendaré a la gente el replantearse comprar cosas que realmente no necesita y mucho menos si eso conlleva la carga de una letra o hipoteca.
La sensación de libertad que te produce no tener este tipo de cargas es difícil de superar.

Para 2017 me marco el objetivo de seguir con este tipo de trabajo, y si es en mi empresa actual, donde ya llevo 6 meses(3 como autónomo y 3 como empleado), mucho mejor. Es la primera vez que, teniendo trabajo o no, no estoy en la búsqueda de empleo.

Proyectos
En 2016, a finales sobretodo, empecé dos proyectos personales. Uno tecnológico-online con forma de app de deportes y otro educativo-físico con forma de talleres para niños.
Son dos proyectos con los que estoy muy ilusionado y a los que espero hacer crecer este año, por lo que para el 2017, a priori, mi propósito es explotar estos dos proyectos y no abarcar más del largo de mis brazos.
En un futuro explicaré ambos proyectos, empezando por eliteKids, el cual ya ha salido a la luz.

Deportes y salud
Ha sido mi peor año en estos campos. La falta de tiempo al tener a veces dos trabajos simultáneos o un trabajo y proyectos ha hecho que me descuide en el deporte y la alimentación, perdiendo hábitos que me habían costado años adquirir…
Ningún otro año había estado más de 1 mes sin entrenar, y en 2016 he batido el récord de estar 4.
A final de año me volví a enganchar al crossfit y empecé a hacer salidas para caminar y correr, por lo que para este 2017 mis propósitos son volver a conseguir esos hábitos de comidas saludables y deporte diario.
También me gustaría acabar algo que empecé a aprender en 2016, y es el saber hacer kite surf, un deporte que me apasiona y que me gustaría practicar a menudo.


Otros

  • Lectura

En 2016 solo me he leído 4 libros.
Mi objetivo para este 2017 es leerme uno por mes, llegando a la buena cifra de 12.
Veo imposible llevar el ritmo que se marcan en internet gente famosa de un libro por   semana. Leerte un libro lleva su tiempo si quieres sacarle el máximo jugo.

Eso sí, seguiré en mis trece de leerme libros técnicos y filosóficos, dejando la ficción para las series y películas.

  • Escritura

En 2016 empecé a escribir de forma esporádica y personal sobre temas diversos. Un buen propósito para este 17 sería hacerlo de una forma más asidua y pública, algo así como un post por semana. Es el propósito que veo más lejano, para que engañarnos…

  • Idiomas

Como siempre hago, en 2016 volví a retomar el inglés y lo volví a dejar, es mi asignatura pendiente, de siempre.
En Diciembre fui a una academia para hacer una prueba y que me colocaran en una clase  para empezar en Enero, así seguro que me obligo en este 2017.

  • Viajes

Me pongo un gran suspenso en 2016, solo hice un gran viaje: a Marruecos, 4 noches por el norte del país donde conocimos las ciudades de Fez, Assilah y Chauen.


Y algunos días puntuales por ciudades de Cádiz, Málaga y Granada.

Este 2017 me marco como propósito el conocer al menos 2 países, uno fuera de la Union Europea y otro dentro.
Descubrir algunas ciudades españolas como Córdoba (tengo delito por no conocerla, lo sé).
Y algo como un “Camino de Santiago” sería un gran colofón.
Pasando en Abril por Barcelona para ver al Dios Bruno Mars, ya que esta vez si que conseguí las entradas.

Creo que me he pasado con los propósitos para este año, espero que los Reyes me traigan unos cuantos y del resto ya me ocupo yo.
Si has leído esto, te animo a que hagas lo mismo, es una buena forma de ver al siguiente año como de iluso fuiste.

“Solo sé que no se nada”


Sin olvidar los años luz que me separan de Sócrates, respecto a inteligencia, conocimientos y experiencias cada día me siento más identificado con esta afirmación.
Y es que se vive muy bien en la ignorancia, y no lo digo en modo sarcasmo. Se vive mejor cuanto menos sabes sobre todo.
Por cada libro que te lees, documental que ves, ensayo que ojeas, curso que te sacas sobre el tema que te gusta, o en definitiva, cada vez que adquieres conocimientos o experiencia te sientes más lejos del saber. Todo se te hace más grande. Piensas que no sabes nada, que no eres nadie.

Más grande el universo, y más pequeño tú.

Si sabes lo que hay que hacer y no lo haces, entonces estás peor que antes.

- Confucio -

Todo el mundo debería saber programar


Realmente lo pienso así. Pienso que todo el mundo debería aprender a programar desde pequeño. Debería ser una asignatura más, el mundo ha cambiado, la Era Industrial ya acabó, entonces ¿Por qué siguen formándonos igual?

Pero no es solo la falta de esta asignatura la que echo en falta en un buen sistema educativo. Echo en falta una asignatura que te enseñe realmente en que consiste la vida, las maneras que hay de ganar dinero (un tema tabú en los colegios pero que al final es a lo que nos enfrentamos el resto de nuestras vidas), esa asignatura donde te despierten el interés por el emprendimiento, donde aprendas que el invertir no es un riesgo sino que el verdadero riesgo es no tener los conocimientos.

Programar te hace pensar de otra manera

Cuando estás en el colegio, y te enfrentas a un problema “difícil”, si la respuesta no está en una de las páginas anteriores dirás que no sabes hacer ese ejercicio. Pero la culpa no la tiene el niño; el niño no tiene la culpa de no tener un pensamiento crítico. Nos enseñan a memorizar y no a pensar. La programación fomenta realmente el pensamiento lógico.
Alguien que sabe programar, si no sabe hacer algo, nunca te dirá no sé hacer esto. Buscará la manera de como hacerlo y aprenderá en el proceso.

¿O de verdad piensas que todos los informáticos saben arreglar todos los teléfonos móviles, ordenadores o cualquier otro aparato?

Programar como herramienta

Un programador nunca estará sentado (sentado sí, ya que estará horas y horas frente al ordenador) sin hacer nada esperando a que llamen a la puerta a ofrecerle un trabajo. Si sabes programar podrás realizar según que cosas en un determinado punto de tu vida, ya estés o no trabajando, estudiando, o de viaje en el Polo Norte.
Por ejemplo:

    • Dedicarle tiempo a proyectos personales como aplicaciones en una plataforma en concreto. Las cuales te darán prestigio y si el trabajo está bien hecho, ganar un activo.
    • Emprender de manera Online (no necesariamente debes saber programar para llevar a cabo este punto pero te ayudará) es mucho más sencillo que hacerlo de manera física. La inversión es más pequeña, ya que puedes ahorrar en el personal, en la logística y que tu oficina (servidor y dominio) te puede salir por 100 €/año a lo sumo.
    • Trabajar como freelance en algún proyecto que te motive. De esta manera solo trabajaras en cosas que te apetezcan y lo podrás hacer desde cualquier parte.
    • Buscar trabajo en cualquier parte del mundo. La programación es uno de los campos que menos se ha visto afectado en esta última crisis.

 

El programador es el inventor del siglo XXI

Inventar antes de esta gran Era Tecnológica era bastante difícil. Debías de ser un genio (Leonardo, Tesla y Edison son los primeros que a mi se me vienen a la cabeza, a ti se te vendrán otros tantos) o tener mucho ingenio véase el creador del Chupa Chups.

Hoy en día inventar algo es verdaderamente sencillo.

Para realizar una Web o App que entretenga o cubra una necesidad solo necesitas de los conocimientos de programación adquiridos con anterioridad, una idea (no tienes que buscar un Facebook o un Twitter) y mucha determinación. Y al cabo de X meses, dependiendo del grado de dificultad, habrás gestado una aplicación que la gente se podrá descargar o una Web que podrán visitar. Pero no solo de Webs y Apps vive el programador. Hay otros campos dentro de la informática como la dómotica y la robótica por ejemplo, donde un desarrollador puede dejar volar su imaginación.

 

En conclusión,

un sistema educativo que al salir con 18 años del instituto sepas inglés a la perfección, sepas de que trata la vida y como puedes ganártela y tengas la herramienta más importante a día de hoy para crear cosas. No es tanto lo que pido…

 

Hazlo, o no lo hagas, pero no lo intentes.

- -

Menú